23/07/2020
Caso Clínico

CASO CLÍNICO Agujero en la valla perimetral

Una granja de alrededor de 500 reproductoras, construida hace casi 30 años mediante el sistema OpenAir de Extrona con sistema de aire libre total, avisa de un aumento de la mortalidad raro.

Desde aproximadamente finales de verano, es decir, hace unos 6 meses, se visualizan restos de animales muertos en el suelo, con mordiscos en el cogote y presencia de hemorragias nasales.

En esta granja, sobre los 25 días de vida se extraen los nidales y en su lugar se ubican rejillas de plástico para que así, tanto las reproductoras como los gazapos, tengan mayor amplitud y sanitariamente estén más limpios y con menos focos de contaminación.

No sería extraño que alguna reproductora adquiriese la conducta de levantar estas rejillas de plástico y, evidentemente, algunos gazapos pequeños se escapasen por allí y cayesen al suelo, donde el perro que ya tienen educado para ello, los acorralaría, y se podrían recuperar y reubicar en sus respectivas jaulas con la reproductora.

Sin embargo, desde finales de verano, estos animales que caían al suelo se encontraban en forma de cadáveres con los signos descritos anteriormente: mordiscos y hemorragias nasales, encontrándose muy pocos vivos que se pudiesen recuperar.

Las primeras sospechas recayeron sobre animales depredadores como el hurón, comadrejas, martas o ginetas, ya que con anterioridad y ocasionalmente, se habían visto zorros. Estos proceden como los gatos, estirando algún gazapo del interior de las jaulas y dejando restos de ellos, como las cabezas, que no pasan entre las rejillas de las jaulas. Al no observar estos restos se descartó como posible depredador.

Otro de los motivos para descartar a un zorro como posible depredador es que durante el periodo entre bandas, en el que no se escapaba ningún gazapo, no se había observado ningún resto de estos en las jaulas que hubiese podido ser atacado por depredadores.

Hacia diciembre del 2019, y después de revisar la valla perimetral buscando algún orificio por donde pudieran entrar los depredadores, sin apreciar ningún posible agujero, se decidió instalar cámaras de vigilancia que se activaban por movimiento.

La sorpresa fue que se obtuvo la imagen de un zorro que se dedicaba a comer algún gazapo de los que estaban en el suelo y, posteriormente, jugaba con el resto a los que acababa mordiendo en el cogote y matándolos, dejándolos mientras intentaba cazar a otro gazapo, jugando también con el durante un rato. En algunas ocasiones volvía, recogiendo el animal muerto y se lo llevaba.

Esto fue una una sorpresa, y dedujimos que el zorro había aprendido a levantar la rejilla de los nidales, por lo que no le era necesario estirar los gazapos a través de la rejilla de la jaula. Sin embargo, no explicaba la presencia ocasional de gazapos totalmente despedazados y medio comidos.

Manteniendo las cámaras de grabación durante el día nos llevamos otra sorpresa. Un par de aguiluchos acudían cada día y se posaban en diferentes puestos de observación, en las ramas de los árboles, atacando a estos gazapos cuando paseaban por el suelo y comiéndoselos, dejándolos totalmente destrozados y despedazados, y siempre con la piel.

Una vez identificados los depredadores, se procedió a observar por dónde entraba el zorro, percibiéndose que en una unión de la valla perimetral, al presionar se formaba un hueco por donde podía entrar y salir, pero al cesar la presión, visualmente parecía cerrada, por lo que se tuvo que asegurar la unión de la valla. Para evitar que los gazapos pudiesen caer, se procedió a cambiar los nidos por otros limpios y poner la rejilla de plástico sin sacar el nidal.

Del mismo modo, se identificó a las conejas que más juegan con estas rejillas y se procedió a marcarlas en las fichas para asegurar mejor las rejillas que no se puedan desplazar.

En previsión de que el zorro pueda buscar rutas alternativas para volver a entrar al interior del recinto, ya que es totalmente seguro que lo intentará, se procedió a aumentar el control de la valla perimetral con los perros, que se localizan estratégicamente alrededor de la misma para que el zorro no se pueda acercar.

Acerca del autor

F. Xavier Mora

Dejar un comentario

Precio conejo €/kg

Cotización Europea del conejo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, cookies de terceros de análisis y publicidad. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Para configurar pinche en el siguiente enlace: Como configurar. ACEPTAR

Aviso de cookies

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas sobre cunicultura.