12/01/2017
Patología

La entrevista con Juan Manuel Corpa Arenas

Escrito por Marisa Montes

Juan Manuel Corpa Arenas es catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid y doctor en Veterinaria por la Universidad de León, ha desarrollado una intensa actividad investigadora en el ámbito de la Sanidad Animal, sobre todo en Patología Cunícola y en concreto en la infecciones provocadas por la bacteria Staphylococcus aureus.

Desde el pasado mes de mayo es, además, presidentede la Asociación Española de Cunicultura.

¿Cómo se enfrenta a su nuevo cargo, al frente de ASESCU? ¿Hasta cuándo estará en el cargo?

Siempre es un gran honor ser elegido para representar a un colectivo humano en cualquier ámbito de la vida.

Particularmente afronto este reto, para los próximos cuatro años, con una gran ilusión esperando cumplir las expectativas que los socios de ASESCU han depositado en mi persona.

¿Qué destacaría del Symposium de ASESCU celebrado en Hondarribia?

Como suele ser habitual en nuestros congresos, uno de los puntos fuertes es el elevado nivel científico de las comunicaciones y pósteres y el interés y actualidad de las ponencias.

Este año no ha sido una excepción: hemos tenido novedosas aportaciones en campos tan dispares como:

  • Genética
  • Nutrición
  • Patología
  • Gestión
  • Calidad
  • Etología
  • Bienestar

Las ponencias versaron sobre Nutrición, Reproducción, Comercialización y Consumo, finalizando este apartado con una apasionada intervención sobre el papel de la interprofesional en el fomento del consumo de carne de conejo.

La difusión del conocimiento es una prioridad, y una obligación moral, para todos aquellos que contribuimos a generarlo.

La Asociación ha cumplido 40 años. ¿Cree que se ha cumplido con los objetivos para los cuales se creó?

Nuestra asociación tiene como objetivos fundacionales:

Colaborar en el desarrollo del conocimiento en los diferentes ámbitos de la cunicultura

Estimular la divulgación del mismo

Favorecer el intercambio de conocimientos y experiencias

Por lo tanto, sí, creo que ASESCU cumple, symposium a symposium, con dichos objetivos y espero que continúe así durante los próximos años.

La difusión del Conocimiento es una prioridad, y una obligación moral, para todos aquellos que contribuimos a generarlo. De nada sirve atesorarlo en un despacho, en un laboratorio o en una libreta de campo.

En estos 40 años, ¿qué grandes avances ha visto en la cunicultura?

Cuando se fundó la Asociación apenas tenía cinco años. Por lo tanto, he de basar mi respuesta en la experiencia de otros cunicultores y técnicos.

Creo que la palabra que definiría este periodo sería la “profesionalización” del sector.

Hemos pasado de un modelo tradicional (todavía recuerdo observar a los conejos que tenían mis abuelos en el corral de su casa) a imponentes naves industriales con grandes avances tecnológicos y cunicultores muy cualificados.

No obstante, el sector no puede estancarse y mucho menos retroceder, sobre todo en lo que respecta a la formación de técnicos y cunicultores.

¿Hacia dónde le gustaría que se orientara ASESCU en los próximos años?

Creo, sinceramente, que mis predecesores me han dejado el listón muy alto.

La creación de INTERCUN ha permitido que ASESCU se alinee con sus objetivos fundacionales y se centre en la parte científica. Por lo tanto, creo que ASESCU debería continuar en esta misma línea.

No obstante, me gustaría establecer contactos más estrechos con la interprofesional en aras de incrementar nuestro apoyo para, en la medida de lo posible, colaborar en la resolución de los problemas del sector como se ha intentado en los últimos años.

¿Qué aspectos cree que se deben mejorar aún en el seno de la asociación?

Creo que hay que trabajar en mejorar la confianza y estimular la solidaridad y el trabajo en común entre los diferentes niveles de la cadena productiva.

Únicamente un sector unido y fuerte podrá afrontar el futuro con garantías.

La sana competitividad no debería implicar un enfrentamiento entre nuestros profesionales sino un acicate para mejorar y optimizar la producción incrementando los beneficios.

¿Hay suficiente unión en el sector? Hay nuevas asociaciones que aparecen, otras que se dan de baja, acusaciones entre sector productivo y la industria…

Creo que la falta de unión es un problema importante en un sector tan pequeño como el nuestro que impide afrontar adecuadamente preocupaciones que nos afectan a todos.

Sin embargo, también he sido testigo de acciones conjuntas, como los proyectos financiados entre INTERCUN y el INIA, en las que se ha hecho un esfuerzo por llegar a acuerdos en temas comunes que afectan a todo el sector.

Únicamente un sector unido y fuerte podrá afrontar el futuro con garantías

¿Cuál es el papel de los investigadores, como usted, en esta asociación?

Como he indicado anteriormente, los investigadores tenemos, bajo mi punto de vista, la obligación moral de servir a la sociedad que es la que, en gran medida, financia nuestra actividad.

Esa obligación consiste en generar resultados científicos que constituyan soluciones reales para los ganaderos.

El problema, en esta sociedad actual donde queremos todo de forma inmediata, es que para obtener resultados científicos que puedan transferirse al sector ganadero se puede tardar años y para ello se necesita una inversión económica importante y constante.

¿Cuáles diría que son las líneas de trabajo sobre las que sería necesario investigar en el ámbito cunícola?

Todas aquellas que supongan un beneficio real para los cunicultores, permitiendo producir conejos de una forma más eficiente, garantizando el bienestar de los animales.

Bajo este amplio planteamiento, y asumiendo que hay numerosos procesos en los que centrarse, creo que sería interesante potenciar aquellas líneas que, de una forma u otra, tienen una clara repercusión en el uso responsable y disminución del empleo de antibióticos y otros antimicrobianos:

  • Mejorar la gestión y manejo de los animales,
  • Desarrollo de terapias o productos inocuos alternativos,
  • Generación de nuevas líneas genéticas de conejos más resistentes,
  • Síntesis de vacunas y nuevos antimicrobianos más eficientes, etc.

Otro punto importante en el que tenemos que continuar trabajando y derivar más recursos (humanos y económicos) es en el Bienestar animal.

Todos debemos ser conscientes de que la producción ganadera no está reñida con el bienestar de los animales.

El animal que más produce es el que está en mejores condiciones.

El estrés, la mala alimentación, la suciedad, etc hacen que los animales reduzcan su producción o enfermen.

Tenemos que seguir haciendo las cosas bien (o incluso mejor) y, además, ser capaces de comunicarlo (y mostrarlo) a la sociedad y, en especial, a las autoridades españolas y europeas.

Las líneas de trabajo sobre las que sería necesario investigar en el ámbito cunícola son todas aquellas que supongan un beneficio real para los cunicultores, permitiendo producir conejos de una forma más eficiente, garantizando el bienestar de los animales

Acerca del autor

Osmayra Cabrera

Dejar un comentario

[userpro template=register]

×

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, cookies de terceros de análisis y publicidad. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Para configurar pinche en el siguiente enlace: Como configurar. ACEPTAR

Aviso de cookies