24/01/2019
Entrevistas

El Presidente de AVECU, Manolo Marco, entrevistado por cuniNews

AVECU

¿Qué es AVECU?

Son las siglas de la Asociación de Veterinarios Especializados en Cunicultura cuyas principales finalidades (entre otras) son fomentar y defender las inquietudes técnicas del colectivo veterinario ligado a esta especie y servir de interlocutor ante la administración en un momento muy cambiante.

Todo ello pensando en el ganadero, en la rentabilidad productiva y en el consumidor final.

Hacia 1989, comencé a trabajar en el Bajo Aragón turolense en varias especies, pero mayoritariamente en conejos. Excelente tierra y gentes.

Comenzaba entonces una “cría de conejos industrializada” aproximándose poco a poco al concepto que tenemos ahora (la “sobreocupación”, “el manejo de la reposición” y la inseminación artificial, empezaban a caminar).

Desde entonces hasta hoy mi vínculo con la cunicultura ha sido muy fuerte. Poco a poco, la vida te va llevando. Ahora soy Product Manager de Nanta pero el denominador común siempre ha sido el trabajo en esta especie que apasiona.

ENTREVISTA

¿Cómo nace AVECU?

Desde hace tiempo venía gestándose algo así. Técnicos de otros sectores han formado con éxito colectivos similares.

Fue en el Simposio de ASESCU de Hondarribia (2016) cuando la iniciativa va tomando forma y en enero de 2017, Xavi Mora y yo nos ponemos en contacto con otros ocho colegas veterinarios mediante una carta para que multiplicasen la idea base de este colectivo y en mayo de ese mismo año, en Murcia, quedaron aprobados los estatutos y definida la junta directiva.

En este momento, AVECU es ya una asociación reconocida.

¿Cuál es el interés que mueve esta asociación?

Creo que lo define bien el último punto de sus “fines” en los estatutos.

Tenemos que desarrollar toda clase de iniciativas que puedan redundar en beneficios económicos y sociales de la cunicultura de abasto desde nuestra perspectiva técnica y siempre velando por la seguridad del consumidor.

Para esto, es importante un marco de colaboración entre todos nosotros y, de manera lógica, coordinado con las iniciativas de ASESCU e INTERCÚN.

¿Quién puede ser socio de AVECU? ¿Hay algún requisito para entrar?

Todo veterinario que tenga a la cunicultura como parte importante o exclusiva de su dedicación profesional es bienvenido.

Los requisitos son sencillos:

Al menos tres veterinarios pertenecientes al colectivo deben de avalar su entrada siendo testigos de su trayectoria profesional. La junta directiva debe posteriormente aprobar su inclusión.

¿Con cuántos socios cuenta AVECU?

Somos exactamente 58 socios. Estamos veterinarios clínicos, nutrólogos, profesores de universidad, entre otros muchos. Salvo algunas excepciones, la práctica totalidad de técnicos del sector.

Para un sector tan pequeño es un porcentaje elevado de socios. ¿Cómo se ha conseguido este éxito?

La respuesta es muy sencilla: teníamos ganas. Como sabemos, la cunicultura no atraviesa el mejor de sus momentos y llegado este punto, muchos somos de la opinión de que hay cosas que están por encima de intereses comerciales por muy lícitos que estos sean.

Se necesita tener voz como colectivo. Hay mucho que defender y por lo que velar y es casi imposible hacerlo individualmente.

La cunicultura es un sector muy desestructurado en el sentido de que no hay “grandes” integradores u operadores en general como puede pasar en avicultura o porcino; vamos más “por libre” todos.

En este sentido, creo que los miembros de AVECU debemos sentirnos orgullosos. Aunque los inicios fueron más complicados, hemos sabido anteponer intereses generales a los de cada uno y a su vez, el resultado obtenido redunda en beneficio individual y del sector en sí.

¿Cuáles son los primeros objetivos o proyectos que quiere impulsar en AVECU?

Bueno, hay que aclarar yo soy solo el mensajero. A corto plazo, hay dos cosas fundamentales:

    • El cumplimiento de los objetivos del PLAN REDUCE (éste fue nuestro compromiso con la Agencia del Medicamento y los compromisos se cumplen).
  • El apoyo y colaboración con el proyecto IDCURA de Intercún para que pueda definir medidas de contrapeso necesarias para un uso prudente antibiótico intentando no penalizar a la producción.

Hemos ya realizado una importante labor de mentalización de la producción hacia una disminución de uso antibiótico, ahora hay que extender esta labor al resto de operadores: mataderos y gran distribución para que apoyen esta iniciativa.

En otro orden de cosas, deberemos de definir unas “reglas de juego” únicas y transversales entre CCAA para cumplimentar la “receta veterinaria”. Esto, dentro del entorno digital que se avecina en enero.

El sector ganadero y el cunícola, en concreto, están viviendo momentos de grandes cambios. ¿Qué aporta AVECU en esta encrucijada?

A fecha de hoy, estamos llevando hacia adelante un proyecto de reducción antibiótica de un modo ordenado. Somos la única especie que estamos medicando con dos premezclas los piensos “de manera excepcional” (en la fase de peridestete).

La Enteropatía sigue estando allí y la Administración fue consciente gracias a nosotros. Hacemos todo lo posible para que este proyecto de reducción antibiótica y lucha contra las resistencias involucre también al resto de compañías ligadas a la cunicultura.

Hoy, el conocimiento técnico de cada uno de nosotros es más accesible para la totalidad de asociados y eso genera una sinergia fortísima.

AVECU ha participado en reuniones con la agencia española del medicamento, ¿Ha habido algún resultado positivo de estas reuniones?

Sí, la relación con la AEMPS es cordial y fluida. De momento, tenemos un plan de reducción antibiótica consensuado y con mesura.

Nos comprometimos a disminuir al menos un 30% de la presión antibiótica empleada en cunicultura en dos años (julio 17 a julio 19) sobre valores de 2015 y debemos facilitar datos. Establecimos una manera determinada de trabajar con los piensos medicamentosos en granja (acuerdo ARAC).

Ahora, en 2019, se presentará la segunda fase del Programa Reduce donde sin duda AVECU tendrá papel protagonista posiblemente dentro de alguna comisión de trabajo. Otra de las tareas pendientes a corto plazo es abonar las relaciones con el MAPA y como asociación, con los servicios veterinarios oficiales de las distintas CCAA.

¿Es importante que los veterinarios que trabajan en el sector estén unidos? ¿Por qué?

Hablando exclusivamente como veterinario, sabemos que las competencias sanitarias están delegadas por CCAA y dado que “la legalidad” puede ser interpretada de distinta manera, es importante que como colectivo veterinario tengamos un modus operandi uniforme e inequívoco. La responsabilidad que asumimos con la firma de recetas es mucha, antes ya hicimos alusión al tema.

Desde el punto de vista técnico, empezamos a pensar de manera colectiva. Conocer diferentes puntos de vista enriquece mucho profesionalmente hablando.

¿Cuáles son las tendencias actuales en producción ganadera que se habrán de afrontar a corto plazo?

A corto plazo, en mi opinión, además de la reducción antibiótica, temas ligados al bienestar en la producción y a la sostenibilidad. Ya ha habido algún contacto al respecto.

Debemos de ir viendo cómo va afrontando estos planteamientos el resto de cunicultura europea que no sea España ni Portugal y buscar un equilibrio.

¿Significará grandes cambios en el sistema productivo?

Me es difícil contestar a esta pregunta puesto que las iniciativas que ahora hay, lo son de manera incipiente y todavía se están investigando y discutiendo los modelos productivos. Desconocemos habrá algún tipo de regulación legal al respecto y en qué momento. Desconocemos también si finalmente una “regulación comercial” de la gran distribución sea la que nos obligue a cambiar los sistemas…

El sector ganadero está bajo el punto de mira de los medios de comunicación, ¿es la cunicultura vulnerable a ellos?

Éste es un sector pequeñico y por ello muy sensible a todo. Debemos esforzarnos en generar en los medios una corriente favorable. Esto no es labor de ningún organismo, es labor de cada uno de nosotros desde nuestro círculo más cercano de amigos, familia…

En la cunicultura se están haciendo las cosas muy bien y el consumidor debe de saberlo. Resulta importante que intentemos involucrar a la gran distribución dentro esta opinión realista.

¿Es posible desmedicalizar?

Sí, es posible reducir antibióticos, haciendo las cosas de distinta manera – tanto veterinarios como productores – Ya se ha conseguido muchísimo.

¿Es posible erradicar totalmente el uso antibiótico en la producción de esta especie?

Hasta donde yo consigo ver, no. Necesitamos de los antibióticos para paliar muchas enfermedades, hacer una carne de calidad y evitar el sufrimiento de los animales.

¿Hacia dónde va el sector cunícola a corto y medio plazo?

Es la cuestión “de la bola de cristal”. Como soy de naturaleza optimista, vamos a suponer como premisa que el consumo no disminuya (éste es el verdadero problema).

Estamos en un cambio de ciclo: en 2018 con una caída de un 7% aproximado en kg producidos sobre 2017, los precios del vivo se han colocado en un nivel rentable alcanzando valores de hace décadas.

La concentración que hay en todos los eslabones (productores, fabricantes de pienso, mataderos, grandes superficies) obligará a que surjan interacciones necesarias para que este colectivo siga adelante como sector.

Si alguien come carne de conejo, alguien deberá hacerla. Lo demás, es sólo un tema de adaptación (esto nos toca a todos).

Quiero aprovechar estas líneas para agradecer sobre todo a cunicultores y empresas su apuesta y apoyo a este proyecto.

Acerca del autor

Oriol

Dejar un comentario

Precio conejo €/kg

Cotización Europea del conejo

[userpro template=register]

×

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, cookies de terceros de análisis y publicidad. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Para configurar pinche en el siguiente enlace: Como configurar. ACEPTAR

Aviso de cookies